Toda la actualidad de la gastronomía zaragozana al alcance de tu mano. No te pierdas los eventos más golosos, los restaurantes de moda y los platos más curiosos.

Fb. In. Yt.
cafe de levante zaragoza

El Café de Levante abrió sus puertas en 1895 en un local que estaba pegado a la Puerta del Carmen, que todavía era una puerta de acceso a la ciudad.

 

El Café de Levante es uno de los establecimientos más antiguos que quedan en Zaragoza y, probablemente, el que más tiempo lleva abierto sin haber cambiado de propietarios, ya que desde su inauguración está en manos de la misma familia, que ya va por la cuarta generación.

Este histórico establecimiento abrió sus puertas en 1895 y compartía local con la tienda de ultramarinos del mismo propietario, Agustín Charles. Estaba pegado, literalmente, a la Puerta del Carmen, que todavía no estaba aislada como en la actualidad. Se llamaba Café de Levante porque era la entrada de la carretera que venía desde tierras levantinas, por lo que pronto se hizo famoso entre los comerciantes o viajeros que llegaban por esa ruta por su café, su horchata de almendras o sus helados y granizados, que su fundador elaboraba con unos moldes metálicos que todavía se pueden ver en el local. Uno de los mejores ejemplos de cómo ha cambiado la capital aragonesa es que, en aquella época, muchos cuestionaron su idea por abrir el establecimiento donde acababa la ciudad, un lugar que hoy en día es el mismísimo centro.

cafe de levante zaragoza

Charles innovó en la decoración modernista del café, un estilo que en aquella época todavía no había llegado a Zaragoza, pero que conoció gracias a su sobrino, que era comerciante y viajaba con frecuencia al extranjero. En 1926 comenzaron los preparativos legales para el aislamiento de la Puerta del Carmen, lo que en 1927 obligó a sus propietarios a trasladar el local a el paseo de Pamplona, donde vivió su época de mayor esplendor y pasó a formar parte de la vida social de Zaragoza con tertulias de intelectuales y consolidándose como un centro de reunión de toda clase social.

Sin embargo, aún tuvieron que cambiar de ubicación una segunda vez cuando los dueños de la finca decidieron venderla, lo que obligó a los propietarios a llevarse su Café de Levante a la calle de Almagro, su ubicación actual, muy cerca de los dos sitios en los que había estado hasta entonces.

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
You don't have permission to register